viernes, 22 de marzo de 2013

Limpiar los cristales o dejarlos naturales.

VIVIENDO DE RISA (batallando sin prisa). Parte V


Para estas horas ya he estado dispuesta a comerme el mundo varias veces.  Lo que pasa es que el mundo es grande y los bocados  pequeños,  así que  voy a tardar más de lo previsto.  Está decidido, aprovecharé mi día bueno  para limpiar los cristales, TODOS.   Están  más sucios  que la mampara del baño de los tres cerditos.

viernes, 15 de marzo de 2013

Tiempo de lavadora, lapso de aturulladora.


VIVIENDO DE RISA (batallando sin prisa). Parte IV

Después de la pausa posterior a la lidia en la Maestranza toca el enrevesado tejemaneje que me traigo con la lavadora.  
¡No me lo puedo creer (es sólo una frase hecha),  tengo en la lavadora la colada de ayer! Se me olvidó tenderla. ¡Por eso me extrañó tanto  cuando  fui a  quitar la ropa del tendal  y no estaba!

viernes, 8 de marzo de 2013

Un desafío, una pasión.

VIVIENDO DE RISA (batallando sin prisa). Parte III

Algunas personas bienintencionadas, se preguntan que cómo es posible conciliar mis dolores de espalda y padecimientos varios con mi vida motera.  Porque aquí donde me lees, me considero motera. Sospecho que esta es sólo una pregunta retórica, aun así,la voy a contestar.

sábado, 2 de marzo de 2013

De la ducha a la lucha.

VIVIENDO DE RISA  (batallando sin prisa). Parte II


Debo aclarar que mis días se dividen en: funestos, malos, y buenos. Que conste que hago un alarde desmedido de generosidad con los llamados "buenos". Esta división va en función del dolor y el cansancio. Menor dolor y fatiga (¡Ojo, que no digo ausencia de dolor o fatiga!)  es  igual a "bueno".  Extenuación extrema es igual a "funesto". 
Referirme así a los días es una forma de hablar, porque el día en sí (día de 24 horas), es exactamente igual para todos. A no ser que para uno sea un día festivo y para otro sea un día laborable, o lo que es peor, que sea un día de autos, que no es que se vaya a comprar un coche precisamente.