viernes, 18 de abril de 2014

Pero yo sigo andando... (zapatillas basculantes).

Viviendo de risa (batallando sin prisa). Parte XVI

Nace el amor, nace la flor,
pero yo sigo andando.
Pasa el amor, pasa el dolor,
pero yo sigo andando.
Ya muere el sol, muere el rosal,
pero yo sigo andando,
no me rendiré, no… 


                                            video
Un largo camino-Raphael

Así cantaba Raphael por el año 1965 y aún lo recuerdo… no es que sea rencorosa, es que me encanta esta canción. Qué cosas; cada vez que me pongo mis zapatillas deportivas Fitness Step, me viene esta canción a la cabeza como impulsada por un resorte y se me instala como un pensamiento rumiativo, dale que dale.

¡Pues me viene estupendamente, oye!  Porque esta canción invasiva, tiene ritmo de marcha y es una herramienta asombrosa para ponerme en movimiento.  
¡Si es que debo tener el cerebro que me merezco, porque estas asociaciones dispersas suyas hay que ver lo que me motivan!
El caso es que esta canción me viene genial para empezar mi sesión de caminata a ritmo de marcha.


Pero las cosas no son como empiezan, sino como acaban, y yo mis caminatas las termino a ritmo de marcha... fúnebre... y no por el ritmo solemne, sino por el lento... 

Y ahí es cuando se me va Raphael de la cabeza y me viene  la "Marcha fúnebre por una marioneta" de Gounod. Que por cierto no la recuerdo por Gounod, sino por Hitchcock.  Ainss... la cultura, que nos llega por caminos sinuosos. 


Recordarás que mi médico me mandó caminar e iba a comprarme las maravillosas zapatillas con tecnología de balanceo Fitness Step. Te lo conté en Andando... por las ramas
Me matan estas zapatillas.

La publicidad de El Corte Inglés dice que se “consigue mejorar la postura, tonificar los músculos y quemar calorías con sólo mantenerse en pie. Triplica los resultados de una caminata. Esto se consigue porque Fitness Step han sido creadas para generar una inestabilidad natural que imita el caminar descalzo sobre superficies como la arena de la playa”.

Yo solo puedo decir lo que diría mi abuela: ¡La madre que las parió, que descansá quedó!

Las dichosas zapatillas son una tortura en toda regla, solo superables por los zapatos castigadores que usaba la Santa Inquisición. Que no es que los usara la Inquisición, sino que el Tribunal del Santo Oficio se los aplicaba a los que por lo visto, eran herejes hasta en los andares. 
Les imponían los zapatos castigadores y la confiscación de sus bienes, por supuesto, por su puesto, que diría Luis Serrano Tausía.

Zapatero a tus zapatos (nunca mejor dicho), que me disperso.

¡Claro que consiguen quemar calorías con solo mantenerte en pie! La suela de estas zapatillas es basculante y genera  un cierto desequilibrio obligando al cuerpo a reequilibrarse, por lo que mantenerte en pie exige un esfuerzo digno de un equilibrista, no te digo ya  lo que supone caminar. (Si es que encima la Fibromialgia de por sí, ya produce inestabilidad y problemas de equilibrio. Esto mío es ya rizar el rizo de la tontura).

¡Claro que triplica el efecto de una caminata! Porque terminas tres veces más hecho polvo que con unas zapatillas normales.  Las pantorrillas se sobre tensionan y duelen tres veces más. Con decir que tengo que hacer estiramientos antes de empezar a andar, lo digo todo.

Me he puesto a investigar y por lo visto, estas zapatillas imitan la forma de andar de los Masái. Tócate las narices. Ahora lo entiendo... ¡que esta gente anda por terrenos pantanosos y arenosos, no por terrenos firmes y  asfaltados!  A ver, ¡que no quiero imitar a los masáis, que lo único que les envidio es Kenia  y que están flacos!

Si por algo yo no quería caminar, solo quería obtener los beneficios de caminar. Quería algo que me facilitara la tarea y lo único que he conseguido es gastarme 60 € y complicarme la vida andariega de mala manera.

En cuanto a los beneficios de caminar, después de varias semanas muriendo en el intento, solo he visto uno cuando Miriam, mi compañera de andanzas, se encontró 100 €.  Algo es algo.

Pero yo sigo andando… no me rendiré, no. 

Eso sí, sin zapatillas basculantes y con mesura, sin obsesionarme, no vaya a ser que caiga en excesos. ;)